¿Ciencia políticamente incorrecta?

¿Ciencia políticamente incorrecta?

Por -
0 602

Una herencia incómoda¿Ciencia políticamente incorrecta?

No es habitual que 139 científicos,  biólogos  y expertos en genética, publiquen una carta en el New York Times  descalificando el contenido de un libro de divulgación científica. Pero esto fue lo que sucedió el pasado 8 de agosto de 2014 con la edición norteamericana de Una herencia incómoda de Nicholas Wade, antiguo editor de las prestigiosas revistas científicas Nature y Science y de las páginas científicas del New York Times.

Recientemente publicada en nuestro país por la editorial Ariel, la tesis principal de Wade en Una herencia incómoda es que al igual que hay genes que determinan aspectos físicos del organismo hay otros genes que influyen en el comportamiento social del individuo. Y, por tanto, dichos genes son susceptibles de evolucionar  como cualquier otro gen de nuestro código genético y que dicha evolución ha sido diferente en las distintas razas lo cual ha tenido impacto en las estructuras sociales que prevalecen en unas u otras poblaciones humanas.

Nicholas WadeAunque Wade manifiesta que sus afirmaciones no son más que conjeturas, ha sido calificado como racista y la tesis que ha defendido en su libro como peligrosa. Curiosamente los argumentos esgrimidos por sus detractores no dejan de ser también conjeturas pues no hay evidencia científica contrastada  de que la evolución se detuvo con el surgimiento de nuestra especie hace 50.000 años ni que nuestro cerebro sea una tabula rasa que nace por configurar y sobre la que vamos desarrollando conexiones sinápticas debidas al aprendizaje y la experiencia social. Más bien las investigaciones apuntan en la dirección contraria.

Al margen de los argumentos de unos u otros, la polémica plantea aspectos muy interesantes para reflexionar sobre la naturaleza y el objeto de la ciencia. ¿Debemos restringir la investigación científica de aquellos aspectos que sospechamos que pueden ser perjudiciales para el ser humano? ¿Debe la ciencia tener algún límite?

En este sentido, estamos de acuerdo con Wade cuando señala que “la ciencia trata sobre lo que es y no sobre lo que debería ser”. La ciencia no puede ser ética, pues no es susceptible de un comportamiento moral. La ciencia se ocupa de descubrir las leyes que rigen el comportamiento del universo, desde el de un retrovirus hasta el propio cosmos en su conjunto. Y como bien señala José Manuel Sánchez Ron (Babelia 07/03/2015), son precisamente los aspectos éticos desarrollados por el ser humano en su proceso de civilización a lo largo de la historia, aquellos mismos valores que nos han alejando de nuestros instintos más primarios,  los que deben prevalecer con respecto a las verdades científicas, sean estás políticamente incorrectas o no.

Por tanto, dejemos a la ciencia validar o falsar ideas, sean las que sean, y confiemos en nuestro valores como seres humanos para instrumentalizar de la forma correcta el conocimiento científico.

¿Qué opináis? ¿Debemos poner algún límite al conocimiento científico por temor al posible resultado?

ARTÍCULOS SIMILARES

Sin comentarios

¿Qué opinas?